Icppr ad Icppr ad Icppr ad
Anuncio

|

La Leyenda del Perro del Castillo de San Gerónimo

Perro del Castillo de San Gerónimo

Suscríbase gratis a nuestra página

Tiempo de lectura: 2 minutos

La Leyenda del Perro del Castillo de San Gerónimo

Durante la época de la colonización, al apoderarse de la isla de Borinquen como se llamaba en aquel entonces la isla de Puerto Rico; los colonizadores españoles abusaban grandemente de los indios nativos.  Le obligaban a trabajar hasta el agotamiento físico y les explotaban especialmente en la búsqueda de los yacimientos de oro.

Los indios añoraban su libertad y la paz con la que vivieron hasta la llegada de estos extraños; que con tanta crueldad los maltrataban y se ensañaban con ellos. De poder burlar su vigilancia, con gran habilidad huían y se internaban en la espesura del monte o se escondían en alguna cueva.  Cuando esto sucedía, los españoles se lanzaban en su búsqueda utilizando la ayuda de unos perros tan feroces como ellos. Si lograban encontrarlos, como castigo le lanzaban a los perros para que acabaran con la vida del fugitivo.

Cuenta la leyenda que uno de estos indios al ser descubierto en su guarida y estar acorralado por el animal, al momento que el perro se le enfrentó para abalanzársele encima, el indio que estaba de rodillas, miró hacia el cielo y con todas sus fuerzas y su fe, aclamó a su dios: “Yukiyú… sálvame… sálvame Yukiyú”! Milagrosamente de entre las aguas del mar surgió el dios Yukiyú en todo su esplendor e interponiendose entre el perro y el pobre indio, miró con firmeza a los ojos del animal y le ordenó: “Animal, detén tu furia, detente animal feroz que desde este momento solo serás un pedazo de piedra”.  Y con su poder convirtió el perro en una gran roca cerca del Castillo de San Gerónimo.

Ante este insólito hecho, los perseguidores del indio huyeron despavoridos y se perdieron en las grutas del Castillo de San Gerónimo, que era la fortaleza militar a cargo de proteger la isla de los ataques enemigos. Desde ese momento hasta nuestros días, aún podemos ver la figura del perro de piedra bañado día y noche por las olas del mar.

De la memoria de Andrea Yambot Lugo. Así lo aprendí cuando estaba en tercer grado de escuela elemental.

Castillo de San Gerónimo

Comments 17

  1. Avatar alex says:

    Yo lo aprendi muy diferente a Como cuentas esta lellenda llena de errores uno que no habia indios para la epoca del fortin san geronimo(que no es Castillo SI no fortin , Los unicos dos castillos son el morro y el san Cristobal. La leyenda que yo conosco era la de un perro esperando a su amo espaniol se habia ido a pescar y nunca regreso y tanto espero su fiel perro que se volvio piedra. Yuquiyu era dios de la lluvia y un dios de la lluvia no podria salvar a ningun Indio en la situation de la lellenda que usted cuenta que Ni siquiera llovio.

    • Avatar Paquitin says:

      Esa fue la version que me hicieron mis padres y la que recuerdo con gran cariño! Por mi pasión por los perros y por la pesca

  2. Avatar quienesesa says:

    ¿en cual escuela te contaron eso? porque en la mía y los demás era de un marinero que se fue a pescar y nunca regresó y su perro se quedó esperando.

  3. Avatar M Santana says:

    Para mí, toda la vida ha sido la historia que el perro estaba esperando a su amo que salió a pescar y jamás regresó. NUNCA había escuchado la versión nativa… Ni mucho menos me hace sentido

  4. Avatar Henry says:

    A mis 60 años todavía recuerdo cuando niño cuando me contaron la leyenda. Tanto es así, que al día de hoy cuando pasó por el área, siempre miro a la distancia la silueta del «perro» y concurrentemente mi pensamiento me lleva al día que me contaron la leyenda. El cuento que recuerdo es que el perro se quedó esperando a su amo, un indio Taíno que sumergió al agua pescar y nunca retorno de las bravas aguas, que azotaban las rocas. El paso del tiempo convirtió al fiel perro en roca. Tal vez sea una de las razones que siempre he tenido un perro siempre a mi lado…El perro es un fiel para la eternidad.

  5. Avatar Edi says:

    La leyenda que escuche en mi infancia cuenta que un humilde pescador sale en su bote a trabajar. Su fiel perro lo espera en las rocas hasta su regreso dia tras dia. Un dia el pescador sale a pescar y de repente se torna el dia soleado en una tempestad. El pescador nunca regresa a tierra firme pero su fiel perro nunca lo deja de esperar. Espero por su amo hasta que se petrifico. La moraleja es la lealtad de un perro hacia de su amo.

  6. Avatar Coral Martinez Inserni says:

    Yo tambien la Leyenda que conocia era la del perro que se quedo esperando a su amo que nunca retorno cuando se fue a pescar….

  7. Avatar Carmen says:

    Esa definitivamente no fue la leyenda que me contaron a mi, mis papás, ni la que aprendí en la escuela. ¡Nunca había escuchado eso! ¿Cómo rayos saben que los Taínos hablaban así? ¿De donde salieron los perros feroces de los españoles? ¿Dónde está la referencia donde encontraron esta información? Perdonenme, pero la leyenda es la del pescador que nunca volvió y el perro se quedó esperando a su dueño, es una historia tierna y triste a la vez. Prefiero esa versión a esta «nueva» versión.

  8. Esa definitivamente no fue la leyenda que me contaron a mi, mis papás, ni la que aprendí en la escuela. ¡Nunca había escuchado eso! ¿Cómo rayos saben que los Taínos hablaban así? ¿De donde salieron los perros feroces de los españoles? ¿Dónde está la referencia donde encontraron esta información? Perdonenme, pero la leyenda es la del pescador que nunca volvió y el perro se quedó esperando a su dueño, es una historia tierna y triste a la vez. Prefiero esa versión a esta “nueva” versión.

  9. Avatar Burufat says:

    Estas mallllllllll

  10. Avatar Jose Armando Santiago Torres says:

    Estas mallllllllll

  11. Avatar Natcha says:

    Abmaria.. Pero q bruta… Wooowww… ???

  12. Avatar Juan Torres says:

    Desde niño, y tengo 80 años, siempre escuché la narración original sobre un pescador y su fiel perro, pasada de boca en boca a través del tiempo entre los habitantes del Viejo San Juan y Puerta de Tierra.
    Las leyendas El Perro de San Gerónimo y Guanina, de la Colección Leyendas de Amor y Lealtad, publicadas por la editorial española Alfaguara, se encuentra en la Colección Puertorriqueña de la Biblioteca Escolar Escuela Intermedia Dr. José Celso Barbosa de Río Piedras, Puerto Rico. Es en esa publicación donde aparece el tal «Enrique».
    Tal parece que la La Asamblea Legislativa de Puerto Rico le dió un «copy and paste» al texto para decretar el (P. de la C. 2409) LEY 86 24 DE MAYO DE 2000, declarando «recurso de valor cultural y natural la estructura coralina que se encuentra ubicada en el arrecife al lado del Castillo de San Jerónimo, conocida por los puertorriqueños como La Piedra del Perro». Creo que nuestros honorables no conocen la diferencia entre un castillo y un fortín.

  13. Avatar Rosal says:

    Saludos, Nunca habia escuchado la leyenda completa del perro de piedra, pero si sabia que existia una estructura coralina con forma de perro en el arrecife cercanos al castillo de San Jeronimo, o fortin. Al leer estos argumento me doy cuenta que ahi varias verciones de esta hermosa leyenda. De todas maneras les doy las gracias a todos por tan valiosa informacion ahora yo escojo la mas que me gusto que fue la del soldado Enrique y su perro fiel Amigo

  14. Avatar Angel Vazquez says:

    La leyenda de…. El perro de San Jerónimo….
    Dice la leyenda que durante la epoca española, cuando desde el Fortín San Jerónimo se vigilaba la costa Este de la vieja ciudad, allí vivía un joven soldado llamado Enrique. A diferencia del resto de los soldados, quienes habían sido educados desde niños para la milicia, Enrique era un simple agricultor que se enlistó en el ejercito buscando aventuras.
    Un día, mientras paseaba por las calles del Viejo San Juan, oyó un doloroso quejido proveniente de uno de los callejones. Tirado en una cuneta, con una pata herida, se encontraba un perrito macilento que Enrique rescató.
    El perro se recuperó y acompañaba a todos lados a su nuevo amo, provocando risas y comentarios entre otros soldados. Un día el oficial superior de Enrique le preguntó cuál era el nombre de su mascota, a lo que contestó, ‘Se llama Amigo, señor’.
    Meses más tarde, Enrique junto a otros soldados recibieron órdenes para zarpar hacia la guerra en Cuba, dejando a Amigo bajo el cuidado de sus compañeros en el fortín. Amigo se quedó mirando el barco hasta que desapareció. Luego se lanzó al agua y nadó hasta el arrecife cercano al San Jerónimo. Subió a lo alto de la piedra y allí esperó el regreso de Enrique. Al cabo de varios meses el fortín recibió la noticia: Enrique murió en la defensa de la Corona Española, zozobrando su barco en una brutal batalla naval y con el, perecieron todos los hombres a bordo.
    Mientras los soldados hablaban con tristeza de la tragedia, a su manera, Amigo descubrió lo que había ocurrido. Traspasado de dolor, sin poder creer que su amo estaba muerto, Amigo nadó rápidamente hasta su puesto de vigilancia para continuar su interminable espera.
    ‘Aunque lujosos hoteles bordean la costa y modernos jets remontan el cielo convirtiendo el San Jerónimo en un simple eco de su tiempo, asombrosamente, Amigo todavía se encuentra en el mismo arrecife, en el mismo lugar de su fiel vigilia, ahora convertido en piedra con el paso del tiempo, pero aún esperando fielmente el regreso de su amo’.

    • Avatar Emilio Bras says:

      Angel,
      Tu leyenda es muy parecida a la que yo aprendi de chico. Los detalles no son tan exactos como los tuyos pero yo me acuerdo que era un Conquistador o soldado que estaba asignado al fortin San Geronimo, cuando el soldado se fue el perro esperando su retorno se convirtio en piedra. Pero tambien he oido la leyenda del pescador, que me parece mas real porque el pescador siempre regresaba con su pesca hasta el dia que sufre una calamidad y no regresa. Al final es una historia de amor y fidelidad que necesitamos recitar mucho mas.

  15. Avatar Vir says:

    Todos los mitos del mundo tienen multiples versiones. Lo menos que se debe esperar de “una” leyenda es consistencia, la tradición oral por definición varía y diversifica “la misma” historia. En este caso, y si me pregunto cómo las leyendas pueden reflejar situaciones politicas etc, la version del indio perseguido es la menos que conviene a militares y clérigos españoles señores amos de la epoca. La version del soldado o la del pescador serviría muy bien (y por supuesto que especulo) a esos intereses convirtiendo el mito de horror en una novelita rosa.

Deja un comentario

Anuncios

Traducir Página

Recientes