Himno de Puerto Rico

Icppr ad Icppr ad Icppr ad
Anuncio

Andrés Jiménez «El Jíbaro» celebra aniversario con concierto en el Centro de Bellas Artes de Santurce

Andrés Jiménez "El Jíbaro"
Tiempo de lectura: 5 minutos

 

Durante sus años universitarios, Andrés Jiménez «El Jíbaro»  empieza a influir a otras figuras de la música y poesía de la nueva canción latinoamericana. El leer a poetas como Antonio Machado y Pablo Neruda, contribuyeron a darle un giro diferente a sus líricas.

El cantautor puertorriqueño Andrés Jiménez, “El Jíbaro” regresa a los escenarios para celebrar sus más de cinco décadas de carrera musical. Mis Maestros, el concierto, es el título de este recital a llevarse a cabo el sábado 10 de diciembre de 2022 a las 8:00 p.m. en la Sala de Festivales Antonio Paoli del Centro de Bellas Artes en Santurce. Como explicó Jiménez en entrevista con este medio, el concierto es una continuación de la presentación realizada el año pasado cuando celebraron el concierto de su 50 aniversario, el cual se debió haber sido realizado hace dos años, pero debido a la pandemia se vieron obligados a posponerlo.

A preguntas del porqué el título de Mis Maestros, el cantante expresó: “El pasado concierto incluía un repertorio de mi trabajo como compositor y este año, además de algunas de mis canciones, hago un reconocimiento a todos esos maestros, cantantes, músicos, compositores y poetas, que de una manera u otra, han influenciado mi carrera”, explicó Andrés Jiménez «El Jíbaro» .

Anuncio

Andrés Jiménez «El Jíbaro» nació en el barrio Gato de Orocovis. Desde su niñez se crio en el campo, en un ambiente de la tradición popular “mi mundo artístico, de la diversión y de la música estaba relacionado a las cosas del campo. En primer lugar nací en 1947; la radio llegó al campo en los 50 y la televisión en la década del 60, por lo que en términos generales mis influencias mayores primarias fueron mi barrio y mi madre que era cantante de la tradición de rosarios cantados”, rememora Jiménez. Los rosarios cantados dedicados a la Virgen, era una tradición muy popular durante su infancia.

Sobre su madre y su niñez, Andrés Jiménez la recuerda: “Ella fue quien me enseñó todo sobre los trovadores del campo y los trabajadores de la tierra. La gente se escuchaba cantar durante las fiestas de Navidad o en los rosarios cantados, era música exclusivamente autóctona. Cuando comencé a escuchar radio, mi mente se fue abriendo a otras posibilidades. Después de escuchar a Chuíto y a Ramito – trovadores de la década del 50 y 60- también escuchaba la música popular, los grandes boleristas, al Trío Vegabajeño, Los Panchos y figuras de la música romántica de la época”.

Una vez entra a la edad adulta, durante sus años universitarios, empieza a influir a otras figuras de la música y poesía de la nueva canción latinoamericana. El leer a poetas como Antonio Machado y Pablo Neruda, contribuyeron a darle un giro diferente a sus líricas, aunque manteniendo la esencia tradicional puertorriqueña. En el concierto que presentará en Bellas Artes de Santurce, le dará importancia a la influencia que tuvo esa nueva canción latinoamericana en sus composiciones.

Anuncio





Aunque durante las décadas del 60 y 70 estaba originalmente interesado en estudiar leyes y ser abogado -para poder ayudar a su familia-, fue una gran sorpresa para él, el giro que fue tomando su carrera. “Este fenómeno de la nueva canción latinoamericana me sorprendió. Me empiezo a relacionar con una serie de cantores que estaban surgiendo en las calles de Río Piedras. Fuimos a varias universidades en Estados Unidos a cantar. Ya formaba parte del grupo Taoné, que se consolidaba a principios de la década del 70 por cantantes como Roy Brown. Además de Antonio Cabán Vale «El Topo», Noel Hernández, Carlos Lozada, Pepe y Flora. Por ahí es que empiezo a ver el mundo del arte como una alternativa. Porque me permitía comunicar una serie de experiencias de mi vida”, recordó esos años de grandes cambios políticos y sociales en todo el mundo.

En uno de sus viajes a Estados Unidos, cantó en actividades estudiantiles organizadas en varias universidades. En Nueva York graba la canción Despierta Boricua: “Había un espacio abierto para los puertorriqueños. Ir a Estados Unidos y ver cómo puertorriqueños que llevaban 30 o 40 años allá, todavía les gustaba escuchar la música típica puertorriqueña. Note que había un gran vacío. Grandes figuras de la época como Ramito y Chuito estaban desapareciendo. Y me adentré en la creación de música folclórica, pero también buscando una manera de establecer un enlace generacional. La música es como un vehículo que transmite de una generación a otra una serie de valores de gustos y maneras de expresar la identidad como puertorriqueños. Empecé a producir mis discos. Estos con canciones con mucho contenido político, que a veces a las disqueras no les gustaba la idea de grabar cosas que tuvieran que ver con posiciones políticas. Como nunca tuve la oportunidad de entrar en una disquera,
pues hice mis propios discos. Eso me ayudó a desarrollarme en la producción. Aunque era difícil producir un disco, generaba dinero”.

Anuncio

Ya durante la década del 1990 y entrado el siglo XXI, la industria musical fue cambiando drásticamente, desde la digitalización hasta la llegada de las redes sociales y nuevos métodos de transmisión musical. Destacó la ventaja de estos cambios, ya que ahora tiene una persona trabajando en las redes. Además que el trabajo ya lo puede realizar desde su propio hogar. Cuando dependían de los medios tradicionales (Radio, TV y periódicos) se les era más difícil conseguir el consentimiento de éstos para exponer su trabajo. «Pero hoy es más fácil porque lo hacemos desde nuestras casas”, señaló el cantautor orocoveño.

En cuanto a la acogida que tiene la música típica y los trovadores en las nuevas generaciones, Andrés Jiménez sostiene que es un proceso evolutivo de la conciencia y de la identidad puertorriqueña. “No solamente en Puerto Rico, sino cómo se sostiene en las comunidades de puertorriqueños en Estados Unidos. Ha sido un proceso muy interesante en el que nos percatamos de lo bueno que es que la gente madure y cambie. La generación del 70 enseñó a los jóvenes a apreciar la música puertorriqueña. Ellos mismos a la vez, a través de las generaciones más recientes, transmitieron (el gusto por) la música. Ahora con el desarrollo de las redes sociales es mucho más sencillo. Porque a través de las redes sociales, que los jóvenes dominan muy bien, podemos llegar. Pudimos trascender a las redes sociales y tenemos un público de todas las edades”, concluyó. Para más detalles sobre Andrés Jiménez y su concierto, visite las redes sociales del artista.

Deja un comentario

Anuncios

Traducir Página

Recientes

Suscríbase gratis a nuestra página