Himno de Puerto Rico

La profesora Anamín Santiago publica libro sobre Eugenio María de Hostos

Anamín Santiago
Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Eugenio María de Hostos, educador, sociólogo, filósofo, medular en la construcción de las madres islas caribeñas, diseñó como parte de todo el movimiento para liberar a las colonias y arrancar de raíz los remanentes de la invasión europea en Sudamérica, un proyecto social cuyo motor es el teatro. Así lo revela el libro Eugenio María de Hostos: praxis teatral, escrito por la investigadora, actriz y profesora Anamín Santiago.

Son muy conocidos e investigados sus textos dramáticos y su propuesta de la nenería como espacio-texto idóneo para la realización de un teatro en que público y artistas intercambian roles, adelantándose a las vanguardias del siglo 20. No obstante, su visión es mucho más amplia. Hostos establece al teatro mismo como uno de los organizadores sociales principales. Para llegar a esta madurez, su conciencia teatral fue desarrollándose desde su juventud de la mano de su propuesta política hasta estructurar una estrategia socializadora en Chile y, sobre todo, en República Dominicana. El teatro está muy presente para él en todas sus etapas. Era parte activa de este.

Anuncio

En el libro se analizan los textos: “¡Sitio! Monólogo de un sediento”, “Diario 1866-1869”, “La Cuarterona”. “Romeo y Julieta, Hamlet, ensayo crítico”, “Rossi en Hamlet”, “Un drama de L. A. Baralt”, “De teatro nacional”, “De teatro”, “El 18 del proscripto, monólogo”. “Monólogo (27 de febrero)” y sus piezas dramáticas: “Loa a mamá”, “El cumpleaños”, “¿Quién preside?” y “La llegada de la guagua” (todos pueden leerse en sus respectivas discusiones o como anejos). También entrarán en juego: “La moral y la literatura-la dramática”, Diario II, “El horizonte de Santo Domingo” y “Quisqueya, su sociedad y algunos de sus hijos”, junto a algunas cartas. Santiago ha buscado en los materiales descartados para encontrarse con un teatrista que repiensa e instrumentaliza esta disciplina para la libertad del Caribe, como parte de la cultura y la economía. La edición incluye todos los textos estudiados para que puedan leerse junto a la investigación, amén de las palabras liminares por la investigadora, Dra. Alinaluz Santiago.

Anamín Santiago

¿Por qué praxis? La también dramaturga lo aclara: «Porque esta es la práctica condensada en teoría, según afirmó César Andreu Iglesias. No funciona al revés. La investigación demuestra las diferentes posiciones que jugó el maestro dentro del quehacer teatral, siendo la crítica investigativa una de las funciones principales. Mucho se ha estudiado su presencia en el cono Sur y las aportaciones que hizo desde su transitar en este espacio. Pero es en República Dominicana que lleva a cabo su investigación sociológica sobre el papel del teatro en los diversos pueblos. Además, genera un plan de acción, que hoy por hoy, se mantiene revitalizado en este país.»

De pertinencia para el estudio de la historia teatral de Puerto Rico y América, el libro presenta el hallazgo de otras piezas que habían sido clasificadas con otro género, pero que realmente constituyen su teatro patriótico. Puede adquirirse en las librerías locales, con su editor Ángel M. Agosto de la Casa Editora de Puerto Rico. Quien auspicia la publicación, llamando al (787)550-3666 y, a través de su autora, en las páginas de la red Facebook Anamin Santiago y Anamin Santiago 1.

Anuncio





La autora Anamín Santiago concluye: «Quiero que se lea la investigación para que hablemos mucho de esta otra proyección de Hostos. Se abre la puerta para revisar qué papel jugó realmente Puerto Rico en la base del teatro latinoamericano. Hemos sido marginados por los libros de historia teatral. Apenas se menciona a Cuba y la verdad es que las Antillas hispanoparlantes tienen unos trayectos propios, que amplían la aportación de América a la escena mundial. Me gustaría que la presentación del libro, que es pronto, pueda ser un conversatorio que nos lleve a un nuevo paradigma. Está ahí, los materiales están frente a nosotras y nosotros, hay que volverlo a mirar, no hay por qué doblegarse más ante el historicismo excluyente».

 

Deja un comentario

Anuncios

Traducir Página

Recientes

Suscríbase gratis a nuestra página