Himno de Puerto Rico

Icppr ad Icppr ad Icppr ad
Anuncio

Una pieza imprescindible del teatro: Rosa Luisa Márquez

Rosa Luisa Márquez
Tiempo de lectura: 5 minutos

 

La teatrera, actriz y directora puertorriqueña Rosa Luisa Márquez (San Juan, 1947) será distinguida como Humanista del Año 2022 por la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades (FPH). Este reconocimiento se debe por sus múltiples aportaciones humanísticas en el ámbito académico, cultural y teatral de Puerto Rico, el Caribe y Latinoamérica.

Sobre esta distinción por parte de la FPH, Márquez expresó en entrevista con este medio: “Yo he sido una persona muy privilegiada, ya que he tenido maravillosos maestros, y eso fue lo que me hizo querer ser maestra. Con las artes, como en la Edad Media, uno aprendía en los talleres. Los maestros van descubriendo formas de realizar un oficio y van abriendo camino para que sus discípulos puedan abrir también su propio camino. He tenido extraordinarios maestros, pero también tengo extraordinarios colegas”, indicó Márquez.

Anuncio

De esta forma, se une al destacado grupo de figuras de la cultura puertorriqueña que han sido reconocidas desde 1979 por sus aportaciones significativas a la investigación, divulgación y producción de acceso a los saberes humanísticos, a través de su vida, su obra, su cátedra y en las diversas actividades desempeñadas.

“A través de los años, uno recibe premios y reconocimientos; yo estoy en una etapa de mi vida que aunque soy una adulta mayor, somos creadores todavía. Yo tengo una larga colaboración con el maestro Antonio Martorell, quien sigue siendo mi maestro.  Me siento contenta y agradecida por este reconocimiento. Si ves la lista de quienes fueron seleccionadas para este mérito, son personas extraordinarias que han sido maestros míos”, añadió.

 

Rosa Luisa Márquez
Imagen: Rosa Luisa Márquez con algunos Maestros que celebraron su cumpleaños #75. Entre ellos: su esposo,el fotógrafo y artista Miguel Villafañe, el artista Antonio Martorell, los teatreros Arístides Vargas, Charo Francés del Grupo Malayerba de Ecuador y Miguel Rubio, del grupo Yuyachkani de Perú. Suministrada.

 

Rosa Luisa Márquez ha sido teatrera desde niña; recuerda a su padre llevarla al Teatro Tapia cuando hacían zarzuelas. “Yo soy producto de un ambiente puertorriqueño donde había mucho teatro como alternativa para niños y adultos… El administrador del teatro, quien era muy amigo de mi papá, a veces me hacía babysitting (en el mismo teatro), entonces veía las obras presentadas”, recordó Márquez, quien su papá era crítico de teatro del desaparecido periódico El Mundo.

Rosa Luisa Márquez es una pieza imprescindible del teatro y el quehacer cultural del País, además de ser una de las educadoras y creadoras del patio que se ha empeñado en conectar culturalmente a Puerto Rico con el Caribe y América Latina. Así, ha logrado un rico intercambio que ha enriquecido y ampliado nuestra forma de pensar y acercarnos al teatro. Gracias a ella, el país se nutrió del aprendizaje y conocimiento de maestros como el brasileño Augusto Boal, el argentino Osvaldo Dragún y el alemán Peter Schumann, cuyas técnicas han inspirado a tantos y tantas artistas contemporáneos en el país. Al igual que ha creado importantes oportunidades de intercambio con grupos de teatro de renombre internacional como Malayerba, en Ecuador, y Yuyachkani, en Perú.

Anuncio



De la misma forma, Márquez ha puesto especial esfuerzo en fomentar el aprecio y reconocimiento de grandes en las artes escénicas puertorriqueñas como Gilda Navarra. Además de Myrna Casas, Victoria Espinosa y Gerard Paul Marín. A quien dedicó una de sus últimas publicaciones, titulada Cuentos, cuentos y más cuentos de Gerard Paúl Marín: Montaje en dos tiempos 1979 – 2004 (Ediciones Callejón, 2020). Cómplice del artista Antonio Martorell –con quien mantiene el programa radial “1,2,3 Probando”, por Radio Universidad de Puerto Rico–. Esta maestra ha sido vital para el desarrollo de una nueva generación de artistas y humanistas. Quienes se han nutrido de sus múltiples lecciones y juegos.

Por su parte, la directora ejecutiva de la Fundación, Sonya Canetti Mirabal, expresó en un comunicado de prensa “Este merecido reconocimiento que anunciamos hoy, acabando de finalizar el Mes de las Artes y las Humanidades, no puede ser más oportuno e importante. Y lo es porque se dedica a una educadora y artista que ha creado escuela en las artes escénicas puertorriqueñas. Que promovió siempre un proyecto de humanidades vivas y de pedagogía crítica. Además, junto a colegas de la Facultad de Humanidades en la UPR, contribuyó a hacer importantes innovaciones curriculares”.

Anuncio

Tras una trayectoria cultural y artística muy productiva, Márquez aconseja a los más jóvenes a encaminar sus objetivos con lo más que les apasione: “ya sea teatro, música o plástica; yo creo que estamos en esta vida para ser felices y poder realizar los sueños de uno”.

Destacó además el vínculo directo entre el artista, el estudio y la importancia del arte como método transformador: “Los que estudiamos humanidades pensamos que la humanidad es la salvación del mundo, pero lo que estamos viendo en estos momentos no es así, somos nosotros lo que estamos destruyendo el mundo. Las artes deberían proveer el camino para pensar un mundo viable, vivible y eso es lo que tenemos que hacer”, finalizó.

Detalles sobre la vida de Rosa Luisa Márquez y su contribución en el teatro

Rosa Luisa Márquez

Fue profesora de teatro de la Universidad de Puerto Rico (1978-2011) y directora del Programa en Estudios Interdisciplinarios (2005-2010). Desarrolló el currículo del curso Actividades Dramáticas, con el cual ofreció talleres en escuelas, prisiones, y centros de rehabilitación. Además de albergues para mujeres, hogares de ancianos y centros comunitarios. Fue fundadora además, del Grupo de Teatro Anamú, teatro popular y alternativo, y de los Teatreros Ambulantes de Cayey.

Anuncio



Es colaboradora del artista Antonio Martorell en proyectos gráfico-teatrales desde 1984. También es aprendiz permanente de Maestros del Teatro de las Américas y Maestras de Teatro de Puerto Rico. Generó el proyecto/libro Brincos y Saltos, el juego como disciplina teatral, con montajes. Además de talleres, publicaciones y vídeos que todavía hoy multiplican sus estudiantes en escuelas, comunidades organizadas y hasta en teatros. Sus proyectos en dirección incluyen Romeo(s) y Julieta(s), Historias para ser contadas, y La Leyenda del Cemí. Esperando a Godot, Jardín de Pulpos, Absurdos en la soledad, Hij@s de la Bernarda, ¿Cortadito o capuchino? y La Zapatera Prodigiosa, entre tantos otros.

En 2018 recibió el reconocimiento del El Gallo de La Habana en Mayo Teatral en Cuba y del Trabajo de una vida en 33 Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami. Es autora de varios libros, entre ellos, su autobiografía, Rosa Luisa Márquez: Memorias de una Teatrera del Caribe. Conversaciones con Miguel Rubio Zapata (2020).

Deja un comentario

Anuncios

Traducir Página

Recientes

Suscríbase gratis a nuestra página