Icppr ad Icppr ad Icppr ad
Anuncio

||

Casa Pueblo en Adjuntas celebra 42 años de autogestión comunitaria, cultural y energética

Casa Pueblo en Adjuntas

Suscríbase gratis a nuestra página

Tiempo de lectura: 8 minutos

Entrada de Casa Pueblo en Adjuntas. Foto: M. Del Valle

En el corazón de Adjuntas, en las pasadas cuatro décadas se ha establecido y desarrollado lo que se puede considerar un pequeño oasis para la comunidad: la Casa Pueblo. Este lugar que surgió durante luchas ambientales a inicios de la década del 1980 se ha convertido en un centro educativo, cultural, artístico y hasta energético.

El Cine Solar, un mariposario, estación de radio y una pequeña fábrica de café, forman parte de Casa Pueblo. Además, cuenta con la Galería de Arte Joaquín Parrilla, la cual recientemente fue reconceptualizada con la exposición Devociones: Cuatro décadas de autogestión comunitaria. El remozamiento de esta galería es producto de la colaboración de Casa Pueblo, con la artista plástica Angélica Rivera Reyes y Jonathan Berrios Domínguez, director del Museo de Arte Dr. Pio López Martínez de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Cayey.

Casa Pueblo en Adjuntas

Precisamente, a través de un recorrido que este medio dio por Casa Pueblo en Adjuntas, Angélica Rivera Reyes expresó lo que representa y lo que conllevó montar esta galería, que está localizada en un salón de lo que fue la Escuela Elemental Washington Irving de Adjuntas, que ahora es una de las estructuras que forman parte de Casa Pueblo.

Rivera Reyes explicó que ella ha servido de colaboradora, para hacer que este proyecto se lograra. “Lo que es el espacio y el recubrimiento de las paredes, fue lo que trabajé junto a Jonathan Berríos, experto de museología; yo soy artista plástica y educadora. Estuve en Casa Pueblo en Adjuntas desde 2017 como artista residente. Cuando comenzamos a trabajar en esta exhibición, fue Arturo Massol quien me hizo el acercamiento, para cuando iban a celebrar los 40 años. Arturo me hace el acercamiento, él quería renovar este espacio y abrir con una exposición donde pudiéramos invitar a artistas que de una manera u otra estuvieron dentro de esas cuatro décadas. Durante nuestras conversaciones con Alexis Massol, Arturo Massol y Tinti Deyá fuimos identificando a los artistas”, sostuvo Rivera Reyes.

Anuncio

La muestra reúne artistas de diversas generaciones y medios, a los que se invitó para que presentaran una pieza que representara las cuatro décadas de Casa Pueblo, la autogestión, la lucha ambiental, la sustentabilidad energética, entre otros aspectos que distinguen a esta organización.

Los artistas que presentaron aquí sus obras fueron: Elizam Escobar -su compañera presentó la obra-, Rafael Rivera Rosa, Antonio Maldonado, Rafael Trelles, Antonio Martorell, Naud Avilés, Daniel Torres, José Ballester y Baris Gokturk, Verónica Aponte, Y no había luz, Angélica Rivera, Camilo Carrión, Tere Marichal, Coqui Santiago, Jesús Ortiz, María Bennedetti, Jesús Gómez y Nick Quijano. La exposición Devociones: Cuatro décadas de autogestión comunitaria estará expuesta hasta el 31 de julio de 2022.

El propósito de esta exposición surgió en parte de la visión de Tinti Deyá con la lucha anti-minera, a través de la integración del arte y la cultura. Es de suma importancia para Casa Pueblo en Adjuntas esta integración, y darle una mayor presencia a este espacio; de ahí es que surge esta invitación”, indicó Rivera Reyes.

Casa Pueblo en Adjuntas

Durante el recorrido, también se encontraba la artista plástica Verónica Aponte, cuya obra Hermoso dolor II (2021), es una de las piezas expuestas. Además de artista plástica, Aponte es enfermera geriátrica, por lo que tuvo la oportunidad de cuidar a Tinti Deyá antes de fallecer: “La obra se llama Hermoso dolor, inspirado en el corazón de Tinti Deyá, porque tuve la oportunidad de cuidarla durante los últimos días de su vida… [La obra] se llama Hermoso dolor, porque aunque se considera el dolor como algo feo y malo, yo siempre le busco el lado bonito”, señaló Aponte.

Anuncio

Durante la inauguración de esta exposición, en la parte exterior, la artista Maria Bennedetti realizó la instalación tipo performance: Otro Puerto Rico es posible. Benedetti hizo el diseño estilo mandala, muy similar a un laberinto, y al performance fueron diferentes personas que se reunieron para colocar las piedras, mientras expresaban su visualización del Puerto Rico que deseaban.

 

Casa Pueblo en Adjuntas
Otro Puerto Rico es posible (Instalación, 2022) de María Bennedetti.

 

¿Quién era Joaquín Parrilla?

Originalmente, el espacio de la Galería de Arte Joaquín Parrilla fue inaugurado en 1984 como Librería Palenque. Hoy ese espacio lleva el nombre de Joaquín Parrilla, quien durante el Grito de Lares en 1868 y ante el cerco del ejército español, grito “Joaquín Parrilla no se rinde”. Tinti Deyá adoptó esa frase de “no rendirse”, y en su honor le pusieron dicho nombre a la galería.

 

Casa Pueblo en Adjuntas
Cine Solar

 

Las raíces de Casa Pueblo en Adjuntas

Todo comenzó en 1980 cuando en la portada de un periódico de circulación general salió un artículo cuyo titular decía “A explotar las minas de cobre” y trataba sobre dos empresas multinacionales que querían adquirir varios miles de cuerdas de terreno del gobierno de Puerto Rico para realizar minería al aire libre. Iban a extraer oro, plata y cobre, e iba a impactar directamente a Adjuntas, Utuado, Jayuya, y Lares. “Aproximadamente 17 yacimientos a través de estos municipios iban a ser impactados, convirtiéndolos en pueblos fantasmas”, sostuvo Kristal Santana, durante el recorrido a través de Casa Pueblo.

Ante esta amenaza ambiental, Casa Pueblo en Adjuntas no se quedó con los brazos cruzados y convocó al pueblo a la primera jornada anti minera que se celebró en la plaza pública de Adjuntas. En ese año, solo fue una persona. Esa persona se llama Osvaldo, quien trabaja actualmente en Casa Pueblo.

Anuncio

Con el fin de llamar más la atención de las comunidades y la sociedad, decidieron realizar entonces el concierto Tierra Adentro, con grupos de danza folclórica, trova, poesía, y al mismo tiempo se proyectaban imágenes sobre cómo esto podía destruir los recursos naturales. Poco a poco la gente se fue interesando, se unieron escuelas y organizaciones ambientalistas. Luego de 15 años de lucha, en 1995, se revoca totalmente el proyecto y se celebró junto a miles de personas.

Casa Pueblo en Adjuntas adquirió terrenos para convertirlo en el Bosque del Pueblo, adquirió además, el Bosque Escuela. Poco a poco se fue creando un corredor ecológico y de un tres por ciento de recursos naturales protegidos, se logró aumentar a un 15 por ciento de esos espacios para la comunidad. Dado a todos estos esfuerzos, a Casa Pueblo y a Alexis Massol se le otorga en abril de 2002 el prestigioso Premio Internacional Ambiental Goldman, un galardón muy distinguido que se relaciona con el Premio Nobel del ambientalismo y la ecología. Este premio no fue solo para Alexis y Casa Pueblo, fue a la comunidad y al pueblo que se unió a estas luchas.

Casa Pueblo poco a poco se transformó en una organización de gestión comunitaria, no reciben fondos del gobierno, todo lo logran por donaciones y el voluntarismo de la comunidad. Parte de su proyecto es el buscar la auto suficiencia energética, educativa y económica. Por eso cuentan con una tienda artesanal, además que confeccionan desde 1989 su propio café bajo la marca Café Madre Isla. Esto les ayuda a financiar sus proyectos.

En el centro, el mariposario y a la derecha, la entrada al estudio de Radio Casa Pueblo.

Los Cucubanos: energizando la comunidad 

Tras el paso de los huracanes Irma y María en 2017, Casa Pueblo se convirtió en un oasis para muchas personas, porque era el único lugar que tenía luz eléctrica. A través del proyecto Cucubanos, identificaron residencias y negocios claves para necesidades básicas para los ciudadanos. Empezaron a energizar (a través de placas solares), residencias que se convirtieron en pequeños oasis.

Poco a poco siguió hasta el punto de que un poco más del 50 por ciento de Adjuntas estuviera energizado. Algunas personas llegaron al área a hacerse terapias de diálisis, respiratorias, lo que demostró lo importante que es tener espacios con energía renovable y confiable. Esto ha permitido que las personas que tienen condiciones de salud que necesitan de energía eléctrica para sus terapias o almacenamiento de medicamentos, se beneficien.

Los comercios que están alrededor de la plaza energizados con placas solares, no pagan por la instalación, pero sí pagan a Casa Pueblo en Adjuntas por la energía producida, mucho menos a lo que pagarían a la compañía eléctrica, por lo que se crea ese fondo que les permite financiar la instalación de placas solares para otras personas que lo necesiten. Poco a poco se va creando una insurrección energética; donde el mismo pueblo financia y se extiende en la utilización del sol como fuente de energía.

Anuncio

Como parte de la celebración del 42 aniversario del centro cultural, ambiental y comunitario Casa Pueblo en Adjuntas; el sábado 23 de abril se llevarán a cabo varias actividades abiertas al público en general. Se inaugurará el Bosque Solar, un oasis energético para la comunidad. Contará con la partición musical del Coro de Casa Pueblo, Danny Rivera; una presentación teatral de la compañía Y no había luz, talleres de música, títeres, mariposas y energía renovable. Además, continúa la exposición Devociones: Cuatro décadas de autogestión comunitaria y una presentación especial en el Cine Solar.

Casa Pueblo está localizado en la calle Rodulfo González #30, Adjuntas PR 00601. Su horario es de lunes a domingo de 8:30 a.m. a 3:30 p.m. Para más información, comunicarse al (787)829-4842 o vía correo electrónico a: casapueblo.correo@gmail.com.

www.casapueblo.org

facebook.com/casapueblo

twitter.com/casapuebloorg

instagram.com/casapuebloorg

Deja un comentario

Anuncios

Traducir Página

Recientes