Icppr ad Icppr ad Icppr ad
Anuncio

Usted es suya: una novela sobre la sociedad puertorriqueña del fin del siglo XIX

Usted es Suya

Suscríbase gratis a nuestra página

Tiempo de lectura: 8 minutos

 

La novela Usted es Suya de María Mercedes Benito (Publicaciones Gaviota, 2021) trata de un manifiesto feminista en el contexto histórico de la sociedad puertorriqueña en transición del fin del siglo XIX bajo hegemonía cultural de España, y comienzos del siglo XX y la eclosión de su modernización bajo el nuevo régimen de Estados Unidos. El título dictamina que la protagonista, Belén, no pertenece a su marido o amante alguno, propuesta válida hasta el presente.

En la novela Usted es Suya  la articulación de la trama y la caracterización del conjunto de personalidades que componen el entorno familiar y social de Belén es razonablemente verosímil. Pero el personaje principal, Belén, adolece dos rasgos comunes en mujeres de su época. La obra pasa por alto su afiliación religiosa que se presume sería Católica. Además, expresa con recato su deseo libidinoso como “mariposas en el estómago”.

Anuncio

La obra Usted es Suya ofrece diversos contextos geográficos e históricos inverosímiles. De salida Belén se encuentra acurrucada en una tormentera apiñada con los suyos resistiendo el embate del huracán San Ciriaco de 1899, de categoría y rumbo similar al de María de 2017. Aunque la fecha de nacimiento de Belén no se menciona, puede deducirse de la fecha de su bautismo, que fue a los cuarenta años de reconstruida la iglesia arrasada en el incendio que destruyó al incipiente poblado en la década de 1830. En 1869 o 1870 nació Belén, que según se acostumbraba se bautizaba al año del nacimiento habiendo superado la elevada mortalidad infantil.

Usted es Suya

Cuatro años más tarde, cuando pasa el huracán San Ciriaco, le habían nacido sus dos hijos, quienes tenían tres y dos años, respectivamente. No tendría otros habiendo sufrido tres abortos sucesivos, atribuibles quién sabe, a una endometriosis insospechada. Recién casada, hacienda alarde de su nuevo apellido con el “de” su marido, es increpada por Candelaria, su cocinera y protectora negra, antigua esclava, quién tendría 22 años al menos (abolición esclavitud fue en 1873) quien le dictamina “Usted es suya”, título de la novela.

La madre de Belén, Amalia, es el personaje mejor elaborado de la obra. Se trata de una mujer de carácter dominante, que impone su voluntad a su hija, determina su matrimonio y le enseña a hacer valer sus intereses a como dé lugar. Posee una hacienda de café y otra cañera en la costa sur obtenidas al enviudar de su acaudalado segundo esposo. La de café radica en un ficticio barrio Jájome. Amalia tuvo dos hijos, Antonio de su primer matrimonio y cinco años después a Belén. Antonio, medio hermano de Belén, muere inesperadamente al trepar un árbol tras un racimo de quenepas y toparse con un avispero cuyas picadas lo derriban y envenenan.

Belén queda como heredera única de la fortuna en tierras de su madre. El hermano de Amalia era Joaquín Ortiz, traído de Islas Canarias para ayudar en la educación de su prole pero no tardó en convertirse en concupiscente acosador sexual de Belén. Candelaria, la cocinera negra y protectora de Belén puso coto a las intenciones malsanas de Joaquín amenazándolo con sus cuchillos de cocina, y eventualmente dándole una pócima de veneno que lo deja mental y físicamente incapacitado (como un zombi), de lo que eventualmente se recupera hasta ser expulsado del hogar por Amalia al persistir sus malsanas intenciones.

Anuncio




La trama de la novela Usted es Suya  es la evolución interactiva de Belén con su esposo machista desde la víspera del cambio de soberanía, de la España conservadora a Estados Unidos y la eclosión de derechos civiles que le permiten divorciarse del abusivo capitán cuya vida había degenerado al retirarse de la milicia. Belén exigiría divorciarse sin miramientos religiosos pero en último arranque de agresión a golpes a la infiel, muere el capitán Mariano Calzada y Guerra al dar un traspié en la escalera de la casa y caer reventado a la misma entrada.

Contrasta con el desenfrenado machismo del capitán la mansedumbre de los demás varones familiares y allegados a Belén, sumisos a la voluntad femenina. Su padre Vicente, un buenazo que era ebanista y criador de canarios, Marcial el jardinero seguía sus órdenes sin chistar.

Su pretendido amante, el abogado Manuel Cuevas Otero, le produce “mariposas” libidinosas por su afinidad intelectual. Malcasado con Leticia, antipática y envidiosa de Belén quien atisbó como rival. El joven médico Andrés Campos Pérez, sobrino del viejo practicante del pueblo, quedó prendado de la dulce Belén, deprimida por la pérdida de sus padres, ella por aparente trombosis y él, días más tarde por suicidio a bala al perder a su esposa.

El increíble capitán Calzada y Guerra merece un capítulo aparte como símbolo del patriarcalismo bajo asedio y a la postre demolido por la evolución de los derechos de las mujeres. De salida llega a la incipiente ciudad sin nombre de Belén como militar enviado a resguardar la región dizque de separatistas como José De Diego y Ramón Emeterio Betances. Anacrónica correlación.

De Diego era autonomista que aspiraba convertir la Isla en provincia ultramarina de España. Betances era médico practicante y adalid de salud pública que tardaría mucho en tornarse revolucionario.

Anuncio

La degeneración del militar intachable ocurre al mudarse a la finca cafetalera de Amalia y su seducción por su vecino “Nacho” Gómez que pretenía quedarse con sus tierras. La estrategia de “Nacho” para apropiarse del cafetal de la familia Fernandez Monjardín y a la vez vengarse del rechazo de sus hijas como candidatas matrimoniales por el capitán en favor de Belén fue seducirlo con artimaña calculada. Lo indujo a beber pitorro, ron artesanal muy embriagante.

Lo introdujo a las peleas de gallo y participar en las apuestas correspondientes, a menudo amañadas para endeudar al jugador. Como si fuera poco, la sobrina del mayordomo Juan (sin apellido) Martita, jovencita libidinosa, se enamoró del corpulento capitán Mariano y lo sedujo haciendose su corteja. El le puso casa a su amante a corta distancia de la de Belen a quién se dispuso a a despojar de sus bienes conminándola a otorgarle un poder para manejar los mismos.

El capitán acabó apostando y perdiendo la hacienda de café en una pelea de gallos. Al darse cuenta de que fue timado se despidió de “Nacho”; propinándole una tunda que lo dejó tendido y ensangrentado con una cicatriz como carimbo en la frente.

Perdido el cafetal quedaba el cañaveral de la costa. Tras la debacle regresa al pueblo y se dispone a descerrajar la caja de caudales en procura de dinero para rehacer sus finanzas y títulos de propiedad para avalar su dominio al respecto. Había criticado a su suegro por guardar sus haberes en dicha caja en vez de un banco; y muerto él nadie tenía la combinación para abrirla.

Con lo que obtuvo se ausentó a la capital donde permaneció varios meses negociando la producción azucarera del cañaveral. Al regreso se dispuso a reconquistar a Belén para que desistiera de su intención de divorcio. Le informa haber puesto el capital de la caja en el Banco Popular (fundado en 1893), y que había terminado con Martita. Con Alevosía intenta revalidar su poder al intentar sin éxito que su médico la declarase mentalmente incompetente.

Anuncio




Curiosamente, en una esquina de la caja fuerte saqueada apareció la joya en forma de libélula atesorada por la madre de Belén; quien la obtuvo en la joyería Rojas al toparse con dos mujeres que se la disputaban. Amalia quedó prendada por la alhaja, un broche de filigrana de oro y granates que podría server como prendedor para el cabello, colgante o alfiler. Amalia hilvana una fatídica leyenda de hechicería y mal agüero.

Las disputantes se espantaron y salieron despavoridas de la joyería, quedándose Amalia con la prenda; que inspira la imagen de una libélula como portada de la novela. Y sirvió para demostrar a su hija Belén que la voluntad prima sobre la honestidad. No está claro qué motivó el suicidio de Amalia, descubierto por la carta de despedida que escondió Candelaria. A todas luces se debió al desencanto y vergüenza que sentía por haberle impuesto a Belén el matrimonio con el desvergonzado capitán Calzada y Guerra. Además, haber traído a su hermano Joaquín de Islas Canarias, tornado calavera y borrachón, teniendo que expulsarlo de su casa.

Anuncio

epoch

No se sabe de qué ingresos vivía la familia de Belén. Especialmente tras la devastación de San Ciriaco que destechó el caserón de vivienda de mampostería; y asoló el cafetal en manos de del mayordomo Juan (sin apellido). inverosímil. Los hacendados del café en la Isla siempre han vivido en su hacienda manejando personalmente el complejo proceso de producción. Un huracán puede deshojar los árboles de sombra pero difícilmente arrancar los cafetos como pretende el narrativo.

En el segmento concluyente de la novela, fallecidos sus padres y marido; Belén emerge como propietaria de setenta y tres cuerdas de cafetal, el cañaveral de la costa y su casa. Surge empoderada para confronter al malintencionado “Nacho” a quién acusa de frente de escamotear los lindes de su propiedad.

Ataja la insolencia de José Ignacio Gómez apoyada por escrituras, planos y acompañada de de ingenieros agrimensores. Procede a remover la verja y rodar los espeques en recuperación de los límites de su finca.  Advierte a “Nacho” que otros vecinos podrían enterarse de su modus operandi y él entiende; huye y no vuelve a inmiscuirse en la vida de Belén. La novela concluye con una Belén altiva que les cambia los nombres a sus hijos y se propone vivir la vida a sus anchas. Se asoma una secuela donde será empresaria, a lo Doña Bárbara.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Comments 1

  1. Avatar María Calimano says:

    Sr. Watlington-Linares. Parece que usted y yo no leímos la misma novela. Encuentro muchos errores en su análisis. De donde se sacó que Carmelita era negra? Usted está reseñando una biografía histórica cuando esta es una novela costumbrista puertorriqueña, ficción que trae magistralmente momentos históricos y costumbres de estas épocas.

Deja un comentario

Anuncios