Talento [787] María Teresa Arrarás

María Teresa Arrarás
Apóyenos

Suscríbase gratis a nuestra página

Tiempo de lectura: 4 minutos

 No recuerdo haber aprendido a leer. Es como si siempre hubiese sabido leer” María Teresa Arrarás.

 

¿Fuiste de esas niñas que se pasaban horas leyendo? No recuerdo haber aprendido a leer. Es como si siempre hubiese sabido leer. Recuerdo jugar a escuelita con mi hermana mayor. Supongo que ella jugando, me enseñó. En casa todos leían. Tuve acceso total a las bibliotecas de mis abuelos, así que leí antes de tiempo muchísimos: Balzac, Dumas, Alarcón. Becquer, Campoamor, Benavente, entre otros. Es interesantísimo volver a leerlos de adulta.

En los años como directora del Museo Biblioteca La Casa del Libro. ¿Cómo hacías para que padres, abuelas, tíos, trajeran a los niños y jóvenes a La Casa del Libro y conocieran los beneficios de leer? Dirigí El Museo Biblioteca de La Casa del Libro por casí 20 años. Antes, siendo voluntaria, había logrado que el director aceptara invitar a Rosario Ferré a leer su versión de La Cucarachita Martina. Como directora, desde mi primera exposición incluí Lecturas para Niños.  Poco antes de la hora señalada, cruzaba al Parque de las Palomas, me acercaba a los diversos grupos familiares y los invitaba a la lectura de cuentos para niños que iba ya mismo a comenzar. Se llenaba. Éxito total. Poco a poco hice conexión con escuelas. Llamaban, coordinábamos fecha y hora y traían estudiantes. Siempre se leía algo relacionado con la exposición de turno.

Anuncio

¿Cuéntame de dónde proviene el título de tu blog La Gallina Gorda y cuál fue tu propósito al crearlo? En los siglos XVI y XVII existía en Bélgica una imprenta llamada La Gallina Gorda que publicaba libros extremadamente eruditos. En la colección de La Casa del Libro tenemos par de ellos. A mí me parecía incongruente, absurdo. Cuando llegó el momento de bautizar mi blog de literatura infantil, recordé aquella imprenta y tomé su nombre, La Gallina Gorda; a mi ver, un nombre apropiado para literatura infantil. Lo tuve alrededor de seis años, hasta que lo «hackearon» y no tuve más remedio que cerrarlo. En él publicaba mensualmente algo, muchas veces mío. Algunas cosas se encuentran en la página La Gallina Gorda en Facebook. Además publicaba un corto ensayo sobre lo escrito para ayudar al docente, a los padres o al lector curioso.

¿Algunos escritos tuyos? Nunca pensé escribir (Mi BS fue en matemáticas). Ayudando a catalogar dos libros en latín de Pedro Mártir de Anglería saltó de la página la palabra «manatí», recordé haber oído una leyenda sobre un manatí domesticado que había tenido un cacique. Leí con cuidado el párrafo y quedé maravillada con la historia de un animal nuestro en peligro de extinción y no me quedó más remedio que lanzarme de cabeza al mundo de literatura infantil. Matum, El Manatí fue publicado por la Comisión de Quinto Centenario del Descubrimiento de América y Puerto Rico.

Ricardo Alegría me «empujó» a seguir escribiendo. Ya no tengo las fuerzas para promover la publicación de un libro. Hago tiradas de 50 ó 100 ejemplares para regalar a amistades o entidades y los publico bajo Ediciones La Gallina Gorda. Por ejemplo, Moisés, El Manatí fueron 100 ejemplares que se los regalé casi todos a la Red de Varamientos, En Barco de Papel de Eugenio María de Hostos, 100 ejemplares que se los regalé a la Biblioteca Juvenil de Mayagüez, El Gato de Emperador, 50 ejemplares que se los regalé a familiares y amigos, y Pedrito y García Lorca, 50 ejemplares que también se los regalé a familiares y amigos.

Sé que has escrito sobre Antonio Valero de Bernabé, dime sobre esto. Quisé escribir un cuento basado en una anécdota de Cofresí y un tío abuelo mío. Buscando si había sido corsario de Andrés Bello como alguna vez dijo Corretjer, me topé con Antonio Valero y empecé El Valeros Valero – cuento que nunca terminé. Recuerdo que empezaba: Nace en Fajardo, Valero, Fajardo, pueblo costero acosado por piratas, corsarios y filibusteros. Nace oyendo el ra-ta-plan, su padre era el capitán…-pero que Brunilda García la convirtió en una obra de teatro que tuvo varias funciones en el Teatro Tapia durante el Bicentenario de Valero. También el Instituto de Cultura Puertorriqueña publicó mi Varia Valeriana.

¿Dime tu impresión sobre el apoyo gubernamental y de la empresa privada hacia las bibliotecas de nuestro país? Es una desgracia la poca atención que le da el gobierno a la cultura y a la educación.

¿Tienes algún género preferido sea de la música y lectura? Me encanta el ballet, la música clásica, las danzas, la ópera, las zarzuelas y los boleros. Leo tanto…y variado.

¿Cómo te sientes de haber dedicado gran parte de tu vida a la importancia de la educación literaria en los niños y jóvenes? Que he hecho lo que he podido…he puesto mi granito de arena, un granito nada más.

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Anuncios