La llegada del Anglicanismo a Puerto Rico

Anglicanismo
Apóyenos

Suscríbase gratis a nuestra página

Tiempo de lectura: 5 minutos
Por: Iván R. Buxeda Díaz, Ph.D.
Historiógrafo de la Iglesia Episcopal-Diócesis de Puerto Rico

 

Durante este año, se conmemoran 150 años de la llegada del Anglicanismo a Puerto Rico con la fundación de la Iglesia Santísima Trinidad en la ciudad de Ponce, la primera iglesia no-romana en establecerse en una posesión española.

Hay varias razones que pueden explicar la llegada del Anglicanismo. En septiembre de 1868, España atravesaba por una revolución que buscaba poner fin a la crisis política y económica que resultó con la salida de la reina Isabel II de Borbón.  Esa revolución tomó el nombre de la Revolución Gloriosa que condujo a una serie de cambios importantes en las colonias de ultramar.

Anuncio

Casa Norbertoo

En 1868, el Partido Revolucionario triunfó en España estableciendo una constituyente de Cortes.  Se aprobó una nueva constitución, cuyo artículo 21 exponía el derecho a la libertad religiosa para los españoles.  Concedió a Puerto Rico el Decreto de Tolerancia de Cultos el 23 de septiembre de 1869.  Se autorizaba al culto no católico-romano sin más limitaciones que las reglas de la moral y el derecho.

Se redactó la Constitución de 1869 que instauró la primera república española.  Ese gobierno duró hasta 1874.  A pesar de su brevedad, se aprobaron dos medidas: la abolición de la esclavitud en Puerto Rico en 1873, en Cuba ocurrió en 1880 y la fundación de los partidos políticos puertorriqueños.

Un grupo de ciudadanos ingleses residentes de Ponce que pertenecían a varias creencias religiosas organizaron un comité con el propósito de construir un lugar de adoración y culto sagrado.  Los señores William E. Lee, Thomas G. Salomons, George F. Weichers, T. Bronsted, John F. Finlay y Peter J. Minvielle, el Dr. Charles E. Daly, dentista y secretario de la Junta, el ingeniero Thomas A. Dodd, el médico Joseph Henna y José M. Archevald, dueño de la hacienda Cintrona.  El vice-consul británico en Ponce, Daniel Basanta era uno de los líderes del Comité.  Basanta estuvo encargado de los libros de servicios religiosos.  Su colega en San Juan, Edward Conroy les apoyó desde la capital.

Anuncio

La Gran Epoca OCT

El Dr. Charles E. Daly dio la orden para traducir el Libro de Oración Común al español y que aceptaran a los puertorriqueños en la congregación.

George Weichers, comerciante alemán y una de las personas más ricas de Ponce donó el terreno para la construcción del templo en la calle Sur (hoy calle Marina, esquina Abolición).  En 1872, el Comité tenía el dinero para ordenar la armadura prefabricada en la ciudad de Liverpool, Inglaterra. Los materiales para la construcción del templo fueron donados por la reina Victoria como regalo a sus súbditos.

Era una estructura de estilo gótico construido en hierro galvanizado con una capacidad para albergar 350 personas.  El templo tenía un vitral en la entrada principal y un campanario.  El costo de la construcción fue de 13,500 pesos.  Esa suma fue pagada en su totalidad en 1874.  El Comité acordó pagarle un salario al sacerdote de 1,000 pesos y 1,000 pesos adicionales para gastos colaterales.

De enero de 1872 a la primavera de 1874, el Obispo Jackson, John C. Du Bois, rector de la Iglesia de San Pedro y San Pablo en St. Cruz y el capellán C. J. Branch (rector de St. John en St. Cruz) visitaron en diez ocasiones Ponce. Se efectuaron diez matrimonios y nueve bautismos.  El 4 de junio de 1872 el Obispo Jackson consagró el templo y nombró a John C. Du Bois rector interino.

Anuncio

Posteriormente, el sacerdote tenía que hablar español o que se pudiera adaptar a nuestra cultura mediante su trabajo. Se rechazaba que el nuevo rector fuera un laico porque no tendría una buena aceptación.  El Comité tenía planes de organizar una escuela dominical y una escuela elemental.

El primer rector de Santísima Trinidad fue el Rev. P. Alfred G. Giolma de 1874 a 1875.  A. Giolma era un sacerdote inglés que trabajó en la isla de Trinidad y Tobago. También Giolma tenía la ventaja de hablar español.  El sucesor de Giolma fue el Rvdo. Zacarías Vall Spinoza, sacerdote catalán convertido al anglicanismo mientras estudiaba en Saint Augustine’s College en Canterbury.  Vall Spinosa fue rector de Santísima Trinidad de 1876 a 1884.

Los servicios religiosos se conducían en español e inglés uno en la mañana y otro en la tarde.  En 1877, había una congregación de 400 personas.  Vall Spinoza estableció la escuela que tuvo mucho prestigio en la ciudad. Se pudo crear una cementero conocido como “el cementerio de los protestantes” en 1877.

Algunos feligreses de Santísima Trinidad provenían del Caribe angloparlante como: Valentín Basanta de Trinidad y su esposa Adelaide Wainwright de Bermuda, William E. Lee y su esposa Sarah Louisa Baggs nacieron en St. Croix su hijo Thomas Edward Lee nació en St. Thomas, James Francis Finlay nació en St. Croix, Thomas G. Salomons y su hermana María nacieron en St. Thomas; Guillermo Roebuck nació en St. Croix y John Van Rhyn era de St. Martin.

La creación de la Parroquia Santísima Trinidad fue posible por el poder económico y social de los ciudadanos ingleses que se establecieron en Puerto Rico temprano en el siglo XIX.  Algunos llegaron de forma encubierta simulando ser católicos romanos.  Además los extranjeros que eran protestantes o masones continuaron siéndolo en el clandestinaje protegidos por su adhesión a la denominación política española que los benefició.

La invasión estadounidense ocurrida el 25 de julio de 1898, producto de la Guerra Hispanoamericana permitió volver a tocar la campana de la libertad anunciando la libertad religiosa y la libertad de cultos en Puerto Rico.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Anuncios