Icppr ad Icppr ad Icppr ad
Anuncio

Desarrollan un nuevo detector de mentiras que puede leer músculos faciales

detector de mentiras

Suscríbase gratis a nuestra página

Tiempo de lectura: 3 minutos

Gran parte de la investigación el detector de mentiras para localizar músculos faciales precisos que se contorsionan para formar expresiones se ha realizado mediante una técnica llamada electromiografía de superficie facial o sEMG.

La tecnología de detector de mentiras de uso común, como los polígrafos, generalmente se basa en respuestas fisiológicas como la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la frecuencia respiratoria, todas funciones que las personas pueden aprender a controlar bajo presión. Según informa la revista científica digital Science Alert, se ha descubierto que una herramienta de aprendizaje automático entrenada para detectar signos reveladores de mentiras funciona mejor que la persona promedio, utilizando poco más que datos de sensores portátiles que detectan pequeños parpadeos en los músculos faciales.

Desarrollado por investigadores de la Universidad de Tel Aviv, Israel, el sistema detectó correctamente cuando se mintió a las personas el 73 por ciento de las veces, en promedio, y reveló dos tipos de mentirosos en el proceso. «El detector de mentiras no es perfecto, pero es mucho mejor que cualquier tecnología [de reconocimiento facial] existente», expresó el neurocientífico conductual Dino Levy a Science Alert. Los electrodos portátiles midieron los movimientos de los músculos faciales en 40 voluntarios que mintieron o dijeron la verdad; para alimentar un algoritmo de aprendizaje automático que aprendió lentamente a reconocer patrones de «obsequio» en las expresiones faciales de las personas.

Anuncio

A pesar del uso continuo del detector de mentiras por diversas áreas de la aplicación de la ley; los polígrafos se consideran inexactos en el mejor de los casos. Sin embargo, la idea de que las emociones genuinas pueden ‘filtrarse’ en la cara de un mentiroso no es nada nuevo. Se remonta a Charles Darwin, quien incursionó en experimentos de psicología. En 1872 señaló: «Los músculos de la cara que son menos obedientes a la voluntad; a veces son los únicos que delatan una emoción leve y pasajera». Gran parte de la investigación para localizar músculos faciales precisos; que se contorsionan para formar expresiones se ha realizado mediante una técnica llamada electromiografía de superficie facial o sEMG. Mide la actividad eléctrica de los músculos faciales y es capaz de registrar expresiones que son demasiado sutiles para que las detecten los humanos.

Este nuevo estudio probó un nuevo tipo de electrodos portátiles diseñados para ser más sensibles y cómodos que los dispositivos sEMG, y una herramienta de aprendizaje automático entrenada para leer expresiones faciales en secuencias de video. Los investigadores registraron a través del detector de mentiras que la actividad de los músculos faciales; entre las cejas y en las mejillas de los participantes mientras escuchaban las señales de audio, hablaban y respondían. Esperan que probar su configuración con personas que dicen mentiras más sustanciales y arduas; podría revelar todo un espectro de microexpresiones asociadas con la mentira. Además, la herramienta de análisis de imágenes tal vez podría mejorarse; integrando otras tecnologías emergentes que se centran en cambiar el tono de voz, sugieren Levy y sus colegas. «Hay una gran cantidad de posibles manifestaciones de engaño, y simplemente hemos descubierto dos de ellas», concluyen los investigadores.

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Anuncios