Icppr ad Icppr ad Icppr ad
Anuncio

Una Pregunta Más… a Carmen Nydia Velázquez

Nydia Velázquez

Suscríbase gratis a nuestra página

Tiempo de lectura: 6 minutos

Imágenes Suministradas de Carmen Nydia Velázquez.

 

“Cuando nos pedían otra teníamos que volver a cantar las únicas cinco canciones que sabíamos. En aquel momento creo que no teníamos ni nombre y le pusimos Trio Integración”- Carmen Nydia Velázquez

 

 Nací y me crié en la Playa de Ponce… de niña, los domingos la familia hacia una jueyada, o se hacía carne frita con viandas, o se hacía un buen sancocho, todo el mundo se reunía en la terraza y entonces se vaciaba la mesa y me trepaba.

Ese era el escenario para hacer mis shows que era cantar las canciones del momento y bailar. También se unían mis hermanos, mi mamá imitaba a Libertad Lamarque y mi papá a Pedro Vargas y hacían unos dúos bien bonitos. Luego, en la escuela yo participaba en todas las actividades, en lo que fuera siempre dando un show.

Tuve una maestra que se llamó Carmen Badillo que nos permitía todos los viernes hacer nuestras presentaciones libremente, entonces creaba obritas, hacía los vestuarios con papel crepé o cartulina, se llamaba el Viernes Literario.

Esto me dio rienda a todas las inquietudes que tenía y me definió, pero fue mi maestro de escuela superior Rafael Yillot, quien fue el que me impulsaba para que yo siguiera actuando, a tomar clases de teatro a nivel de carrera. Entonces entro al departamento de Drama de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, pues en Ponce no había este departamento.

Anuncio

Estaba clara de qué era lo que quería… en una ocasión mientras estudiaba en la Universidad, estábamos debajo de un flamboyán cantando Jorge Arce, Nena Rivera y yo, cuando pasó Antonio Pantojas y nos oyó cantando, se para a oírnos, y nos pregunta “¿qué van a hacer ustedes este fin de semana?” y nosotros “pues nada” y nos dice “ah, pues van a estar conmigo en La Tea” y nosotros que estábamos empezando esto nos zumbamos de pecho.

Cuando nos pedían otra, teníamos que volver a cantar las únicas cinco canciones que sabíamos. En aquel momento creo que no teníamos ni nombre y le pusimos Trío Integración. Nos presentamos en La Tahona, en el Bigote del Abuelo, en el Ocho Puerta; en donde fuera hasta que tuvimos la oportunidad de entrar en la televisión en el programa de Gaspar Pumarejo que era como el Don Francisco de esa época, y nos llevó a cantar a otros lugares.

Después Nena y Jorge pasaron a ser parte de la segunda etapa de Haciendo Punto en Otro Son y yo pase a Moliendo Vidrio.

Moliendo Vidrio… hicimos un espectáculo bien bello en el Teatro Tapia, que se llamó Isla Terrazo de los cuentos de Abelardo Díaz Alfaro y bajo la dirección de Victoria Espinoza. Hacíamos las escenas dramatizadas de los cuentos y con Moliendo Vidrio cantábamos canciones que se prepararon para ese espectáculo que también participaron Ramón Saldaña, José Nogueras, Samuel Molina que en paz descanse, y Gary Núñez que era el director del grupo.

Como era difícil llevar el espectáculo teatral en gira, nos fuimos carreteando toda la Isla con Abelardo Díaz Alfaro. Él daba unas charlas a los estudiantes y después nosotros hacíamos el concierto de las canciones. Fueron como cinco años que estuvimos con él “pa’ arriba y pa’ bajo”.

Fue una de las épocas más maravillosas que he tenido, porque llegamos a conocerlo, no como lo conocía todo el mundo a través de sus libros sino personalmente; en un momento dado llegamos a ser parte de la familia, llegamos a la casa y llegaba otro miembro de la familia. Para nosotros él fue parte de nuestro crecimiento y nos llenábamos de tanto orgullo. Me llené de todo ese pensamiento y filosofía de vida de Don Abelardo Díaz Alfaro. Logramos hacer el disco de Isla Terrazo sobre sus cuentos que quedó precioso.

Anuncio

Susa… me llegó a sorprender la acogida del personaje de “Susa” porque nada estaba planificado, son cosas que han venido. Nena Rivera que era la otra del Trio Integración le gustaba escribir, escribió este programa que se llamó La Alcaldía de mi Pueblo, cuando existía TeleLuz (Canal 7).

Don José Miguel Agrelot era el alcalde, Nena hacía de la esposa del alcalde y yo era “Jesusa”, la señora que iba siempre a alborotar la Alcaldía; era como un vocero de la comunidad.  Nena le presenta ese concepto a Luis Vigoreaux, padre, pero el alcalde llega a ser Pedro Juan Texidor. Ahí fue que cogió un impulso bien grande La Alcaldía de mi Pueblo.

Entonces empieza a despuntar el personaje mío de Susa y Víctor Alicea como “Epifanio” que era un personaje que lo había usado en una obra del Teatro del Sesenta. Ese personaje lo ponen hacer la mano derecha del alcalde.

Después se crea la Cafetería La 15, entonces ellos son socios. A la gente le encanta los personajes, porque están bien cerca de lo que nosotros somos como puertorriqueños. Saben que en todas las familias hay una “Susa” o hay un “Epifanio”. Después le incluimos el elemento de la política, pues Epifanio es Popular y Susa es PNP para crear la eterna controversia en las familias puertorriqueñas (riendo).

Los personajes salen bien orgánicos pues lo que se usa son las mujeres del barrio, a nuestros parientes, para representar nuestra realidad. Víctor y yo venimos de familias pobres; yo de la Playa de Ponce y Víctor del Barrio Amelia en Cataño. Ya llevamos treinta y tres años como pareja de comedia.

Anuncio

Las Bohemia… a instancias de quien era mi esposo (soy viuda), él se empeñó en que yo volviera a cantar. Pues había como descartado la música de mi vida ya que con Moliendo Vidrio no podíamos realmente vivir de la música siendo una música de contenido y eso siempre ha sido bien cuesta arriba.

Estaba ya actuando, estaba haciendo a Susa entre otras cosas e hice este disco como cantante de bohemia, llamado Tiempo de Cantar dirigido por Cacho Montalvo. Lo que me abrió otra puerta bien amplia porque me descubrí como intérprete de Bohemia, pero “full”. La Bohemia me queda bien, te digo a ti. Tú sabes -modestia aparte- los números de Bohemia me quedan perfectos, como hechos a mi medida.

Desde entonces he seguido cantando Bohemia y la gente comenzó a reconocer Carmen Nydia Velázquez. “Tú eres la muchacha de Moliendo Vidrio, la de los personajes de Susa, de Enriqueta. Después la gente decía ¿tú no eres Carmen Nydia Velázquez la cantante?”. Actualmente me acompaña Junior Laredo en el teclado y él hace veinte mil sonidos ahí. La gente queda bien complacida.

Una Pregunta Más a Carmen Nydia Velázquez… ¿En qué otra disciplina artística te hubiera gustado incursionar? Como me fascina tanto leer, a mí me hubiese gustado ser una escritora de novelas. Pero no sé si ese sueño se me va a dar. Porque mientras más leo, me doy cuenta de que son seres especiales la gente que escribe esos mundos y que atrapan al lector y se lo llevan no sé para dónde.

En estos tiempos de pandemia, sin exagerar he leído como cuarenta libros. Cuando le digo a la gente este deseo y me dicen que puedo escribir les digo, que qué va que eso no es así. Porque me entro en los mundos de Isabel Allende, de García Márquez, de Toni Morrison, de un montón de escritores y la verdad es que no es fácil.

El cine me encanta, he hecho como cinco películas, una de ellas fue Perfume de Gardenias que dirigió Macha Colón, y el teatro por supuesto. Para mí una salida de mi casa es para oír música en vivo o para ver una obra de teatro. Esas son mis salidas.

Por Luis Echevarría

Deja un comentario

Anuncios

Traducir Página

Recientes