Icppr ad Icppr ad Icppr ad
Anuncio

|

Santurce: la cuna de las oportunidades para la diáspora dominicana

oportunidades

Suscríbase gratis a nuestra página

Tiempo de lectura: 4 minutos

En 2020, la fuerza laboral quisqueyana aportó más de $1,700 millones a la economía de Puerto Rico, según el Instituto de Dominicanos en el Exterior (INDEX-PR)

 

Este artículo es el primero de una serie realizada por Nuestro Barrio Community Media Lab, un proyecto apoyado por la Online News Association, que dio herramientas a estudiantes de escuela superior de Santurce para hablar del barrio desde su perspectiva. 

Santurce es considerada, por muchos, una gran metrópolis, un pedazo del día a día. Sin embargo, existe una comunidad que no ve al sector cangrejero como una simple urbe, sino como un espacio donde se fusionan las culturas. Hay para quienes este barrio es su vida, y para la comunidad dominicana, Santurce es la cuna de las oportunidades.

Tal es el caso de Alcides Ruíz Mercedes, su comunidad ha sido una fuente de apoyo muy importante en su trayectoria y evolución. Con su negocio localizado en la Placita Barceló en Barrio Obrero, Ruíz Mercedes se ha dedicado a vender frutas, vegetales y verduras desde que llegó al archipiélago hace 16 años, en el 2005.

Este comerciante proviene de la ciudad capital de la República Dominicana: Santo Domingo, y como gran parte de sus compatriotas, se vio obligado a dejar atrás lo más importante para él: sus cuatro hijos. Afortunadamente, la labor que realiza día tras día en Santurce le ha permitido mantener económicamente a su familia, que se encuentra a más de 380 kilómetros de distancia.

“Desde que llegué aquí (a Puerto Rico) he estado trabajando en esto. Gracias a Dios me ha ido bien porque he podido mantener a mis hijos allá (en Santo Domingo). Crié a mis hijos de esto… trabajando aquí vendiendo viandas y sirviendo al pueblo”, expresó el capitaleño de 53 años.

oportunidades
Alcides Ruíz Mercedes, comerciante dominicano en su puesto de frutas y vegetales ubicado en la Placita Barceló. Foto por Joeyce García.

A pesar de lo exitoso que le ha resultado su pequeño negocio de verduras, hace cuatro años, vivió el reto más grande al que se ha tenido que enfrentar desde que pisó suelo boricua. El 20 de septiembre de 2017, el huracán María azotó a Puerto Rico, dejando a miles de personas sin nada. Alcides fue una de las víctimas del fenómeno atmosférico. Perdió su casa, una vivienda alquilada en Barrio Obrero, y la estructura de su negocio, pero no el ímpetu, la fuerza y la valentía para continuar aportando a su comunidad.

“Este barrio me ha acogido y la gente me ha tratado bien. Gracias a este barrio crié a mis hijos (…) Mi mejor experiencia viviendo y trabajando en Santurce ha sido la cantidad de personas que he conocido, que se han convertido en amigos. Aquí me siento seguro y feliz”, destacó el dominicano.

Como planes futuros, el quisqueyano prevé expandir su negocio y llevarlo a un lugar más amplio para continuar aportando al barrio que lo vio crecer.

“Santurce, para los dominicanos, siempre nos ha brindado oportunidades a nosotros, que somos los más que poseen negocios en esta área”, enfatizó.

Igualmente, para Ariel De la Cruz, de 39 años, quien emigró desde su pueblo natal de Nagua, un municipio situado al noreste de la República Dominicana hace más de diez años.

De la Cruz es un pequeño comerciante localizado en la esquina de la Calle Rosales, que se dedica a vender hot dogs, papas asadas, batatas al horno, y más. También, es un miembro conocido dentro de la comunidad, en especial por los estudiantes y empleados de la Universidad de Sagrado Corazón (USC).

Como muchos quisqueyanos, llegó a Puerto Rico en busca de una mejor calidad de vida para él y su familia. Antes de llegar a la Isla, estudió Artes Culinarias y trabajó como chef durante 11 años. Ya en Santurce, en 2011, estableció su negocio, el cual lleva una década operando, a pesar de los retos económicos.

El nagüero aseguró que su mejor experiencia trabajando en las cercanías de la Parada 26, ha sido poder crecer como persona, salir adelante y mantenerse.

“Verdaderamente, Santurce es un lugar donde hay igualdad y oportunidad para todos los dominicanos. Aquí vivo, trabajo y como…”, dijo De la Cruz, quien aspira en un futuro a establecer un restaurante propio en la capital.

 

Por: Joeyce García

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Anuncios