Icppr ad Icppr ad Icppr ad
Anuncio

Ricardo Alegría Pons: el hijo de Don Ricardo habla sobre su padre

Ricardo Alegría Pons

Suscríbase gratis a nuestra página

Tiempo de lectura: 4 minutos

Ricardo Alegría Pons. Foto: M. Del Valle

 

 “Lo puedo caracterizar como un hidalgo, pero en estos tiempos que todo se mide en torno al beneficio personal, resulta difícil entender aquellos seres raros que piensan que el espíritu va por encima de la dictadura de las cajas registradoras y de las billeteras”

 

Desde sus inicios, anualmente Campechada ha estado inspirada en alguna figura de la cultura puertorriqueña. La primera Campechada fue en 2011, inspirada en el pintor José Campeche y Jordán. Las siguientes Campechadas han reconocido a los pintores Francisco Oller, Rafael Tufiño, Myrna Báez, Rafael Ríos Rey y Elizam Escobar, al educador Eugenio María de Hostos, al músico Juan Morel Campos y al escritor Abelardo Díaz Alfaro.

En este, su décimo año, el evento será inspirado en Don Ricardo Alegría Gallardo. Sobre este particular, conversamos con su hijo, Ricardo Alegría Pons, quien habló sobre el legado de su padre en la cultura puertorriqueña. “Mi padre viene de una tradición en la que se le inculcó el puertorriqueñismo… Su formación académica contribuyó a lo que fue su obra cumbre: el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP)”, expresó Alegría Pons.

Ricardo Alegría Pons
De izquierda a derecha: Ricardo Alegría Pons, Doña Mela Pons de Alegría y Don Ricardo Alegría Gallardo. Suministrada.
Para Don Ricardo Alegría, no fueron fáciles los primeros años frente al ICP, ya que, durante la década del 1950, el tema de la puertorriqueñidad era casi un tema tabú. “Cuando mi padre -con una formación antropológica- llega al ICP, se produce dentro de la identidad puertorriqueña un cambio de paradigmas cuando él dijo que el puertorriqueño es producto del mestizaje entre el español, el negro y el indio, algo que para la década del 1950 era muy controversial hasta el punto de que lo ridiculizaban. Un profesor de la Universidad de Puerto Rico llegó a decir que él era el de las relaciones públicas de Agüeybaná”, relató Alegría Pons, quien fue abogado y ha publicado libros y diferentes columnas para periódicos.

Ricardo Alegría Gallardo realizó importantes hallazgos taínos en excavaciones arqueológicas en lugares como Luquillo, Loíza y Utuado. Sobre el tema de los indios taínos, se llevaron a cabo exposiciones en museos y en la Universidad, y escribió Historia de Nuestros Indios, un texto aún utilizado dirigido a estudiantes.

Anuncio

Don Ricardo se confrontó con el tema racial y de la negritud. Durante la década del 50 se cuestionaba incluso la aportación del negro a la cultura puertorriqueña. Como parte de la creación de la imagen del ICP, se escogió al negro, junto al español y al taíno como parte del emblema oficial de la institución, algo que creó controversia y cuestionamiento por parte de algunos sectores de la sociedad.

En una ocasión, según Alegría Pons, su padre hizo una película documental sobre las fiestas de Loíza, en la que aparecieron loiceños bailando y que, durante su presentación, “una personalidad importante del País se mostró indignado diciendo que eso no era Puerto Rico”. Durante la década del 1940, siendo estudiante universitario, confrontó el discrimen racial que existía en las fraternidades, por lo que Don Ricardo creó la innovadora fraternidad Alpha Beta Chi (ABX).

Ricardo Alegría Pons, recuerda además las gestiones y la lucha a favor de la independencia de Puerto Rico que llevó a cabo su padre. Don Ricardo presentó ponencias en vistas de estatus (1967) y ante el comité de descolonización de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1982.

Fue gestor de la Marcha de la Nación celebrada en 1993, como protesta a una reunión de gobernadores de los Estados Unidos que se llevó a cabo en Fajardo; además formó parte de las manifestaciones en contra de la presencia de la Marina estadounidense en Vieques. En 1996, le escribió una carta al presidente Bill Clinton; en la que le solicitaba su postura sobre la relación del Estado Libre Asociado y el gobierno de los Estados Unidos.

A preguntas de este medio sobre la relación con su padre, Alegría Pons expresó que fue un buen ejemplo; que le dio una gran educación y que le inculcó el puertorriqueñismo.

“Lo puedo caracterizar como un hidalgo, pero en estos tiempos que todo se mide en torno al beneficio personal; resulta difícil entender aquellos seres raros que piensan que el espíritu va por encima de la dictadura de las cajas registradoras y de las billeteras”, finalizó.

 

Por Milton Rúa de Mauret
El Adoquín Times
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Anuncios