Icppr ad Icppr ad Icppr ad
Anuncio

El máximo exponente del costumbrismo: Abelardo Milton Díaz Alfaro

Abelardo Milton Díaz Alfaro

Suscríbase gratis a nuestra página

Tiempo de lectura: 3 minutos

Abelardo Milton Díaz Alfaro. Imágenes Cortesía: Archivo General de Puerto Rico | ICP

Nació el 24 de julio de 1916 en el sector Savarona de Caguas. Sus padres fueron el ministro evangélico, periodista y escritor, Abelardo Díaz Morales y, la educadora, Asunción Alfaro Pratts. La influencia pedagógica de su madre; y literaria de su padre fueron reflejadas en el interés de Abelardo Milton Díaz Alfaro por las letras y la enseñanza.

A su vez, el sentido ético, moral y humanista desarrollado durante su juventud se manifestó en su interés por relacionarse con los grupos poblacionales que sufrían marginación dentro de una sociedad en transición. Esto lo llevó a formarse como trabajador social, estudiando tanto en el Instituto Politécnico de San Germán, como en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

Abelardo Milton Díaz Alfaro trabajó para la División de Investigaciones de Leyes del Departamento del Trabajo supervisando el cumplimiento de las leyes laborales para menores. Esto le da la oportunidad de viajar a distintos pueblos y zonas de Puerto Rico.

También ejerció como trabajador social en distintas áreas rurales de pueblos como Arroyo, Cidra y Comerío. En 1959, ya como un consagrado escritor, pasa a trabajar con la WIPR-TV, la emisora televisiva del Gobierno de Puerto Rico, donde desarrolla, como libretista, los programas de Estampas de Teyo García y Retablos del Solar.


Anuncio

Abelardo Milton Díaz Alfaro se considera uno de los principales cuentistas puertorriqueños del siglo XX. En el 1947, cuando publica su primera obra, Terrazo; recopilación de narraciones literarias surgida de los relatos campesinos recogidos en su travesía laboral por el campo puertorriqueño. Obtiene el primer premio del Instituto de Literatura Puertorriqueña; y fue reconocido por la Sociedad de Periodistas Universitarios.

En 1967, publica Mi isla soñada, una compilación de estampas presentadas en la programación que había desarrollado para la WIPR-TV. Nuevamente se reconoció por la Sociedad de Periodistas Universitarios. Abelardo Milton Díaz Alfaro escribió artículos en la Revista del Instituto de Cultura Puertorriqueña, Alma Latina, Asomante, Jaycos, Puerto Rico Evangélico y en los periódicos El Mundo y La Democracia de Nueva York.

La División de Promoción Cultural en los Pueblos del Instituto de Cultura Puertorriqueña le dedicó una edición especial, en abril de 1997, de la revista Cultura, donde se publicaron dos de sus cuentos inéditos: “Los tres Reyes Magos” y “Así era mi barrio”.

 

Abelardo Milton Díaz Alfaro
Carmen Alicia Cadilla entrevista a Abelardo Díaz Alfaro_1956.

 

La importancia y el impacto literario de nuestro autor puede ser comprobado con la traducción de parte de su obra a un mínimo de siete idiomas: alemán, checo, inglés, italiano, francés, polaco y ruso. Debemos añadir que algunos de sus cuentos están en sistema Braille.

Como si esto fuera poco, parte de su obra se adaptó al teatro; destacándose, en 1980, Isla Terrazo en el 21º Festival de Teatro Puertorriqueño en el Teatro Tapia. Bajo la dirección de Victoria Espinosa; y al cine, con películas como Cuentos de Abelardo, dirigida por Luis Molina Casanova en 1989.

Entre los reconocimientos recibidos se destacan el Doctorado Honoris Causa de la Universidad del Turabo (1987); se declaró hijo adoptivo del Municipio de Bayamón (1996); haberle dedicado la Semana de la Lengua Española por parte del Departamento de Educación (1997); y la otorgación del premio Mérito Intelectual del Instituto de Cultura Puertorriqueña (1997). Abelardo Milton Díaz Alfaro muere el 22 de julio de 1999. Estuvo casado con Gladys Mieux, con quien procreó dos hijas y un hijo.

 

Abelardo Milton Díaz Alfaro
Abelardo Díaz Alfaro, junto a su familia y Director del ICP. 1997.

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Comments 1

  1. Avatar Orlando says:

    No mencionó el pueblo de Toa Alta, de ahí se inspira el Josco.

Deja un comentario

Anuncios